Negociador

Cómo convertirte en un buen negociador #AdQualisRecomienda

Pese a que se ha escrito mucha literatura sobre los pasos a seguir para convertirse en un buen negociador, en muchas ocasiones los consejos que nos ofrecen los manuales resultan difíciles de aplicar por tres razones. La primera, porque se trata de recomendaciones sobre negociaciones muy concretas, difíciles de visualizar desde una perspectiva general. La segunda, porque la efectividad de cada estrategia depende en parte de la propia trayectoria de los negociadores: quién son, cómo son y cómo conectan con su entorno. La tercera, porque la mayoría de los factores que definen una negociación son de un carácter más emocional que racional. No obstante, recientemente se han publicado varios estudios de personalidad que proporcionan lecciones valiosas sobre las habilidades de comunicación. Hoy recomendamos este artículo del Harvard Business Review que recoge las principales conclusiones de estos estudios, destacando los principales rasgos de un buen negociador.

  1. Inteligencia emocional

La inteligencia emocional es un motor fundamental para llevar a cabo una buena estrategia de negociación. Tener desarrollada esta habilidad se traduce en mayores niveles de satisfacción con uno mismo durante las conversaciones. Asimismo, ayuda a mejorar el autocontrol y la confianza.

  1. Habilidades cognitivas

Otro rasgo estrechamente relacionado con el potencial de negociación es la capacidad cognitiva. Las personas que cuentan con esta aptitud más evolucionada tienden a enfrentarse a las negociaciones de una manera más cooperativa o colaborativa, tratando a su interlocutor como un aliado y apostando por estrategias que fomenten el win-win.

  1. Autocontrol

La tercera habilidad destacada para un buen negociador es el autocontrol. Es importante que examinemos las impresiones que producimos en otros para intentar mejorar la percepción externa que generamos. Todos tenemos modelos mentales para interpretar el comportamiento de las personas de nuestro entorno, pero es importante ir un paso más allá y tomar consciencia de estos modelos para entender cómo la gente nos ve.

En definitiva, y pese a que los principales rasgos de nuestra personalidad siempre jugarán un papel destacado en una negociación, siempre podemos elegir cómo actuamos frente a una conversación de este tipo. Realizar ejercicios de autoconocimiento es siempre positivo para mejorar nuestra capacidad de diálogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *