Candidato Perfecto

Reflexionamos en Expansión sobre cómo es el candidato perfecto para un puesto que nadie quiere

“¿Aceptaría un empleo que puede acabar con su carrera o llevarle a lo más alto a partes iguales?”. Este es el desafío que plantea la periodista Montse Mateos en un reportaje publicado en el diario Expansión sobre cómo ser el candidato perfecto para un puesto que nadie quiere. Para el artículo, la cabecera ha hablado con Consuelo Castilla, Presidenta de AdQualis Human Results, quién ha analizado la casuística y ha explicado cómo gestionan los reclutadores este tipo de situaciones.

“Creemos que no existe el puesto que nadie quiera cubrir”, sino “posiciones de alta complejidad y difíciles de cubrir”, asegura la directiva. La misión del headhunter se encuentra, pues, en encontrar al perfil que cumpla con las condiciones para asumir con éxito el reto.

Sobre las causantes de situaciones en las que existen estos puestos de este tipo, la directiva comenta que “podrían venir por el hecho de que la compañía esté pasando por dificultades económicas, por que el mercado busque perfiles que no existen todavía o por que la compañía pase por una situación delicada por conflicto entre los socios o luchas internas en el caso de una empresa familiar”. Motivos, todos ellos, que pueden complica que el candidato dé el ‘si quiero’ a un puesto.

¿Entonces cómo debe ser el candidato?

Para Castilla, el candidato perfecto para una situación de este tipo debe entenderse con el equipo, aunque a veces también es positivo fomentar un cambio de ambiente: “una persona que proceda de otra empresa y/o sector puede aportar ese aire fresco, ideas nuevas, y tener un comportamiento menos viciado. Aunque nuestra experiencia nos dice que existen sectores muy endogámicos, por ejemplo el farmacéutico, cuyo círculo está bastante cerrado”.

En el proceso de contratación, también será importante poner en valor otros alicientes: “suelen ser proyectos y compañías que conocen las dificultades que presentan, por ello la retribución es bastante atractiva, normalmente por encima de mercado, para atraer el talento que necesitan”. Aunque tampoco hay que dejar de lado los aspectos más complejos: “el profesional se enfrenta a la hostilidad del entorno por parte de la dirección, del equipo, de la situación financiera, de la reputación empresarial… Aunque estén bien pagados, algunos candidatos lo perciben como jaulas de oro”, subraya Castilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad