¿De qué hablan los líderes al referirse a “transformación empresarial”? #AdQualisRecomienda

La “transformación empresarial” está en boca de todas las compañías pero, ¿tenemos claro a qué se refieren? ¿Hablamos solo de una transformación digital? ¿Hacia dónde se están transformando las empresas y, todavía más importante, cómo se lleva a cabo esta transformación?

 ¿De qué hablan los líderes cuando hablan de “transformación empresarial”?

El artículo de Harvard Business Review que os recomendamos este fin de semana explica cómo la digitalización ha revuelto el tejido empresarial y aclara el concepto “transformación”, una palabra que –según el autor- puede referirse a tres categorías distintas de cambio según su magnitud: operacional, de modelo o estratégico.

“Un cambio operacional consiste en hacer lo que siempre has hecho pero más rápido, mejor o con menos inversión”, apunta Scott Anthony, consultor empresarial. La mayoría de las empresas que están en un proceso de transformación digital tienen este objetivo en mente, apuestan por las nuevas tecnologías para ser más eficientes pero no contemplan un gran cambio en la naturaleza de su negocio.

El cambio de modelo va un paso más allá: el negocio es el mismo, pero se cambia radicalmente la manera de hacerlo. El autor pone el ejemplo de Netflix, que pasó de vender DVDs por correo a convertirse en una empresa líder en el streaming de películas y series por internet.

Transformación empresarial

El Apple TV, un ejemplo de transformación

El último es el que implica más compromiso y riesgo, el cambio estratégico. La empresa le da la vuelta a su esencia. “De líquido a gas, del plomo al oro, Apple que pasa de ordenadores a gadgets, Google de anuncios a coches autónomos, Amazon del retail al cloud computing”, apunta el autor. Y suma y sigue.

Anabel Obeso, Directora de Desarrollo de Negocio de AdQualis HR Consultants, añade en este sentido que para llevar a cabo algunos de estos cambios es necesario una implicación clave por parte del departamento de recursos humanos. “Son procesos que implican cambios en la cultura de la organización y que requieren un proceso de transformación total. No se trata solo de una nueva manera de hacer las cosas, se requiere un cambio en el modo de pensar y en el desarrollo de nuevas competencias”, apunta.

El autor apunta en una dirección similar: “definir lo que los líderes quieren decir cuando hablan de transformación es clave porque cada uno de estos tres tipos de cambio debe de medirse y gestionarse de modos diametralmente distintos”.

Esperemos que te guste y ¡Feliz fin de semana!

Este post tiene un comentario

  1. Pingback: El anti-branding funciona ¿Y si lo hacemos todo al revés?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad